20 de julio

Si tengo que fingir felicidad UNA VEZ MAS cuando un compañero de trabajo me dice “¡feliz día del amigo!”, me subo hasta la torre de transmisiones de Neuquén capital hacia el interior y me quedo ahí hasta que un rayo me fulmine y no quede rastro de mí.